Somos una asociación de entidades que trabaja por los derechos de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y de sus familias

Home » inicio » “En Pauso Berriak queremos seguir mejorando las oportunidades de las personas”

“En Pauso Berriak queremos seguir mejorando las oportunidades de las personas”

RESPONSABLE
Lectura facil

El programa Pauso Berriak de Atzegi y Gureak ha cumplido 10 años.

Este programa facilita el acceso al trabajo ordinario

a personas con discapacidad intelectual con muchas necesidades de apoyo.

En estos 10 años han pasado por el programa 257 personas.

En estos momentos colaboran con 160 empresas y entidades.

 

Este programa ofrece formación y prácticas en empresas y entidades

en trabajos relacionados con oficinas o con servicios múltiples.

Entrevista a Jon Fernández Aramburu, responsable del Programa de Inclusión socio-laboral Pauso Berriak, impulsado por Atzegi (asociación guipuzcoana en favor de las personas con discapacidad intelectual) y Gureak (grupo empresarial guipuzcoano que genera y gestiona oportunidades laborales dirigidas a personas con discapacidad).

¿Cómo definirías Pauso Berriak?

Pauso Berriak es un programa que facilita que personas con discapacidad intelectual y del desarrollo con mayores necesidades de apoyo puedan acceder a empresas y entidades del entorno ordinario. Nació hace 10 años a iniciativa de algunas familias, que vieron la necesidad de abrir el abanico oportunidades en el mercado laboral ordinario para sus hijos e hijas. En este contexto, Atzegi y Gureak decidieron unir sus fuerzas para crear Pauso Berriak. En este tiempo, han pasado por el programa 257 personas y actualmente tenemos experiencias laborales activas en 160 empresas y entidades.

¿Cuál es el contenido concreto de este programa?

Combina la formación con las prácticas en empresas y entidades. En primer lugar, ofrecemos una formación de dos meses enfocada a conocer a las personas, sus gustos, capacidades… y a que adquieran competencias básicas en materias transversales como el conocimiento de la comunidad, manejo del dinero, el uso de transporte o el autocuidado e higiene, entre otras. En una segunda fase, más específica, durante tres meses, nos centramos en el aprendizaje de lo que realmente la persona necesita en su puesto de trabajo. En este momento las personas tienen dos opciones formativas: una, dirigida a un trabajo administrativo, que se desempeñará en un entorno de oficina, y otra, a servicios múltiples que pueden desarrollarse en residencias, supermercados, colegios, polideportivos, hoteles o restaurantes entre otros.

Posteriormente, se realizan las prácticas en empresas durante un año. El programa se encarga de encontrar prácticas “a medida” para cada persona teniendo en cuenta diferentes aspectos, entre ellos, que sean acordes a sus capacidades y que sean próximas a su entorno. Todo ello es importante para su desarrollo socio-laboral.  En un primer momento, que suele ser entre uno o dos meses, estos nuevos trabajadores y trabajadoras cuentan con un preparador laboral, que ofrece apoyo en el puesto de trabajo hasta que se adquieren la autonomía y el conocimiento necesarios para la realización de las tareas, es entonces cuando cobra valor la figura del apoyo natural, donde un compañero o compañera de trabajo será el referente de la persona, desapareciendo progresivamente la figura del preparador laboral.

Sin embargo, nuestro seguimiento es continuo, siempre habrá un/a Técnico de apoyo del equipo Pauso Berriak, que se encargará de apoyar a la persona y de mantener el contacto con la empresa, así como con la familia. El núcleo es la persona, sin embargo, una de las fortalezas de Pauso Berriak es precisamente que, trabajando en red, sí es necesario, conectamos ambos entornos de forma que podemos detectar cualquier problema que pueda surgir y poner medidas. En todo momento pensamos en el bienestar de la persona para que pueda desempeñar su trabajo y para que realmente se encuentre bien y así pueda continuar en su proceso de desarrollo personal y social.

Una vez finalizado el periodo de prácticas, ¿cuáles son las alternativas?

Tras estas prácticas, que son subvencionadas por Lanbide, la empresa tiene dos fórmulas para dar continuidad a la actividad de la persona. Una de ellas es a través de la fórmula del Servicio ocupacional de Gureak: servicio conveniado con la Diputación Foral de Gipuzkoa, que busca el desarrollo personal de las personas con discapacidad a través de la participación en actividades productivas reales que permiten poner en práctica competencias socio-laborales. Y que, mediante la firma de un convenio por la empresa, Atzegi y Gureak, la persona recibirá este servicio ocupacional en la empresa. Haber trasladado el servicio ocupacional al entorno ordinario es una muestra del carácter innovador del programa. La otra fórmula de continuidad, es la contratación directa, aunque para acceder a esta modalidad por lo general necesitamos un tiempo más extenso, por el perfil de las personas que participan en este programa.

¿Se han cumplido las expectativas de Pauso Berriak?

Era un proyecto innovador que generó mucha ilusión, pero 10 años después es una realidad, hemos cumplido los objetivos. En estos momentos queremos seguir haciendo realidad las ilusiones de más personas y mejorando sus oportunidades.

En esta década, ¿ha cambiado la mirada de las empresas?

Sin duda, en los inicios íbamos a presentar este programa y se mostraban dubitativas sobre lo que podíamos aportarles, ahora esto ha cambiado. A través de Pauso Berriak hemos logrado una enorme presencia en hostelería, ayuntamientos, residencias, educación… Hemos dado mucha visibilidad a las personas con discapacidad intelectual en diferentes contextos, que al final eso es lo pretendemos conseguir. Pero esta evolución también se ha dado en la sociedad, las personas con discapacidad intelectual participan cada vez más en todos los ámbitos y estos pequeños pasos han servido para avanzar.

Pese a todo, todavía nos encontramos con algunas empresas que siguen reticentes, pero una vez que estamos dentro y nos conocen, siempre lo ven más fácil. 

¿Qué mensaje trasladarías a estas empresas?

Fundamentalmente que prueben, entendemos que podemos desestructurar sus planteamientos, pero cuando ven nuestro trabajo y el buen ambiente que generamos, se acaban convenciendo. Está comprobado que las personas con discapacidad intelectual, además de producir, crean un ambiente positivo. Por lo tanto, que prueben y que vean qué supone tener una persona con estas características en su empresa.

¿Cuáles son los retos para los próximos años?

Seguir trabajando para aumentar las oportunidades de las personas con discapacidad intelectual, queremos encontrar el “traje a medida” para cada una de ellas. Nuestro reto siempre ha sido construir una sociedad mejor y lo conseguimos a través del impacto que provocamos en la persona, en su familia y en las empresas.  Así nos lo trasmiten, y es algo que repercute en la sociedad.  Queremos seguir sensibilizando y dando visibilidad a las personas con discapacidad intelectual para lograr una sociedad más inclusiva. Éste será nuestro éxito y el de todas las organizaciones que trabajamos por los derechos de las personas con discapacidad intelectual.

*Foto cedida por Jon Fernández

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies